RSS Feed

Querida Alejandría: Un premio, un éxito, un consenso

Posted by María García Esperón Etiquetas:



Por Gemma Lluch
(Universitat de València. España)



* Reseña publicada en noviembre 2007 en el blog de la autora


Un premio: el Premio Norma Fundalectura 2007. Un éxito: la respuesta inmensa del público. Un consenso: la crítica y los lectores coinciden.
El premio, que se inició hace doce años, lo convoca el Grupo Editorial Norma y la Fundación para el Fomento de la Lectura (Fundalectura) de Colombia y se dirige a los escritores de toda Latinoamérica para lectores infantiles y juveniles. Posiblemente, el más importante de toda América por su extensión y por la calidad de los ganadores. En 2007 el jurado estuvo completamente de acuerdo: la obra Querida Alejandría de la escritora mexicana María García Esperón.
Un éxito: durante la campaña de presentación del libro muchos fueron los lectores que se acercaron a la autora para comentarle sus impresiones. El mundo creado por la novela pero sobre todo la complejidad humana de sus personajes y de sus sentimientos entran en el lector y le convida a escarbar entre sus propias vivencias. Como nos cuenta la autora, un lector de 11 años, trémulo de emoción, con los ojos manando luz le dijo: -"Sentí mucho la tristeza de los niños cuando tuvieron que desfilar en las calles de Roma" y una chica de 16 años: "Gracias por haber escrito este libro, pues me ayudó en uno de los momentos más difíciles de mi vida". Pero nadie mejor que la autora puede resumir la comunión con sus lectores: “en las escuelas visitadas se hacía una fiesta a la Memoria que también era un descubrimiento y redescubrimiento de las bellezas que la tradición encierra. Los clásicos son contemporáneos y ahí están los lectores para dar fe.”
Un consenso: no es habitual en la literatura infantil y juvenil poner de acuerdo a la crítica y a los lectores. De los segundos pueden dar buena fe las ventas y las respuestas de los afortunados que ya han leído el libro. De la crítica, estos son nuestros apuntes.
En una primera lectura leemos el argumento de la novela que resume muy bien la editorial: “Según la costumbre romana, la joven Cleopatra Selene, hija de la legendaria Cleopatra y del general romano Marco Antonio, acaba de recibir la noticia de que su matrimonio ha sido concertado con Juba II, hijo del rey de Mauritania que, como los propios Cleopatra y Marco Antonio, se suicidó para no afrontar la derrota de su reino ante el Imperio Romano. Como Juba II, Cleopatra Selene sigue siendo una reina, aunque se convirtió en esclava de los romanos cuando Roma derrotó al imperio egipcio y cayó la ciudad de Alejandría. Esta es la carta maravillosa y conmovedora que Cleopatra Selene le escribe a su ciudad caída, para rendirle tributo y consagrarla en la memoria, pero también para contarle cómo vive su propia felicidad y su desdicha en Roma, después de la derrota de su linaje de faraones.”
Pero Querida Alejandría es mucho más. La protagonista, Cleopatra Selene escribe un diario en este momento de su vida para dejar huella de su historia, que es la de su hermano mellizo, sus padres y la del que será su marido. La carta dirigida a su pasado, al tiempo que ya no será y que representa la antigua Alejandría, su ciudad, reina del pasado y esclava en el presente.
A través del homenaje que hace a lo que fue su vida y la de su linaje, la joven nos habla de Egipto y de Roma como metáfora de lo que representa el pasado de un pueblo glorioso aferrado a una historia de éxitos y de orgullo que ya no es y el cambio representado por una nueva ciudad y una nueva era. Esta representación histórica es un buen escenario para hablar de las diferentes maneras de vivir y entender el cambio: de lo que significa ser vencido por un imperio y convertirse en un príncipe esclavo. De cómo unos lo aceptan y construyen su presente y su futuro y otros se aferran al linaje de lo que no se quiere dejar atrás. 
Los personajes de Alejandro Helios y Cleopatra Selene hijos de Cleopatra y Marco Antonio son los protagonistas de un dilema moral que pone en el escenario las formas de entender el transcurrir histórico pero también el crecimiento personal. La narración histórica, la filosofia sobre cómo entender la victoria y el sometimiento, el trabajo de representar a un pueblo, el orgullo de ser parte de una historia, se mezclan con la narración de sentimientos sobre lo que siente Cleopatra cuando se hace mayor y cuando tiene que elegir entre el hermano y el marido, entre su tierra de nacimiento y la que será su tierra de acogida, entre la vida que no eligió y la que ella quiere elegir.
Y esta complejidad, esta hondura, se narra con un lenguaje correcto, bueno, bien escrito, con soluciones estilísticas que dan una elegancia a la escritura e imitan de manera sencilla el lenguaje de una princesa sin alejarse del que ha de ser su lector.
Encontrarse con novelas cómo ésta es un lujo difícil de encontrar en los tiempos que corren. Y cuando acabas la novela sólo quieres volver a leerla para descubrir nuevas sensaciones, nuevos sentimientos que una segunda lectura te ayudará a vivir. La aventura humana de estos personajes nos acompaña más allá de sus páginas porque la autora ha conseguido crear unos personajes tan complejos como la vida pero presentados con la misma sencillez que a menudo vivimos cotidianamente.

Gemma Lluch es catedrática de Literatura en la Universidad de Valencia y una de las voces más respetadas en la literatura infantil y juvenil. Como investigadora y ensayista se ha centrado en la LIJ, terreno en el que ha incursionado también como autora con su novela El-joc.com. En este enlace al sitio de la Universidad de Valencia, un asomo al riquísimo mundo de Gemma Lluch: Gemma Lluch Crespo. Departamento de Filología Catalana