RSS Feed

Querida Alejandría en La infancia literaria, de Wilson Pérez Uribe en la revista Manilka

Posted by María García Esperón Etiquetas:



Desde Mérida, Yucatán, un grupo de entusiastas editores nos entregan el número 9 de Manilka, que se define como Revista de letras para niños y padres. La directora general es Ileana Garma-Estrella, el editor es Ivi May Dzib, el diseño corre a cargo de Cristina González Villeda y las ilustraciones son de Atizma Gabriela Rabbit, Di.abla y la propia Ileana Garma. El Consejo editorial de la revista está formado por Verónica Camacho, Cristina Leirana y Angélica Santa Olaya.

En este número de primavera-verano 2015, Manilka ha publicado una entrevista al ilustrador David Lara, un cuento clásico de Rudyard Kipling, poesía visual de Isaac Segura, textos de José Enrique Chávez Zapata, Agustín Cadena, Angélica Santa Olaya, José Luis Justes Amador y Verónica Camacho. Además,  la entrega número 9 se enriquece con un notable ensayo del poeta colombiano Wilson Pérez Uribe en torno a mis novelas Copo de Algodón y Querida Alejandría y que se titula La infancia literaria: espirales en torno a Egipto, Roma y la civilización azteca.

Wilson Pérez Uribe

Wilson establece una interesante comparación entre la manera de vivir y de ver la infancia en el mundo helenístico de Alejandría y en el mundo azteca de la gran Tenochtitlan. Leer este ensayo es sumergirse en un mundo lejano y al mismo tiempo en constantes humanas. 

Foto: Yolanda Lacarieri

"Selene y Copo de Algodón coinciden en un amor feliz y dócilmente expresado hacia sus padres, altos gobernantes de grandes imperios, y hacia sus ciudades de origen. Se revela un sentido de pertenencia que en toda infancia se toma como parte fundamental de la concepción de vivir".

Copo de Algodón en una de las páginas de la revista

Utilizando la figura de la espiral, el poeta colombiano nos hace recorrer reductos de las altas civilizaciones mencionadas que han sido poco explorados.  Gracias a Manilka podemos disfrutar de este ensayo y por unos minutos, abandonar el presente y convertirnos en curiosos y asombrados viajeros del pasado.